Se nos fue Elsa Bornemann: la escritora de “Un elefante ocupa mucho espacio”

Posted on 25/05/2013

2


Murió la escritora Elsa Bornemann

La autora de “¡Socorro!” conmovió con sus cuentos de terror y de amor a tres generaciones de argentinos
Emblema. Bornemann fue galardonada internacionalmente.

elsa“¡Te pone los pelos de punta y –sin embargo– encantada de escucharlo!”. Lo advierte un personaje del cuento “Manos”, de la escritora infantil y juvenil Elsa Bornemann, que murió ayer a la tarde a los 61 años. Tal vez lo hayan dicho varias centenas de madres y padres antes de leerle a sus hijos algunos de los cuentos de terror con los que Bornemann conquistó a tres generaciones de lectores argentinos.

La noticia se conoció ayer a la tarde y fue confirmada enseguida por Alfaguara, sello en el que Bornemann editaba sus libros en los últimos años, que no detalló los motivos del fallecimiento y prefirió sólo decir que se debió a “problemas de salud”. No tardó en entristecer a escritores, periodistas pero sobre todo lectores, desde los veinteañeros a los contemporáneos a la autora, que recordaron sus pasajes favoritos.

Pero, y aquí está una de las claves de una autora cuyas obras nunca dejaron de reeditarse, los textos preferidos por sus lectores muchas veces fueron los que más miedo les despertaron. Y allí “Manos”, uno de los cuentos del clásico ¡Socorro!, fue de los más recordados. Esa historia en la que tres amiguitas están aterrorizadas en medio de una tormenta y que, para calmarse, se toman las manos, y el lector descubre en la última línea que en realidad agarraron manos fantasmales –también muertas de miedo– volvió a producir el escalofrío de varios –ya grandecitos– ayer, vía Twitter.

“Fue la primera en publicar cuentos de terror para chicos en Argentina, abrió muchas puertas, fue una escritora muy innovadora, y eso la convirtió en alguien muy importante para la literatura infantil del país”, destacó Antonio Santa Ana, escritor y editor de Alfaguara, y subrayó que “siempre fue una escritora elegida por los lectores”.

Su obra Un elefante ocupa mucho espacio fue prohibida durante la última dictadura militar. Pero la reivindicación de ese texto que habla sobre la libertad y el cooperativismo llegó en tiempos democráticos: “Es muy frecuente que sea la obra elegida para reflexionar en las escuelas primarias cuando se acerca el 24 de marzo”, detalló María Fernanda Maquieira, quien editó a Bornemann durante más de 15 años. Ese mismo texto ingresó después de la censura a la Lista de Honor del reconocido Premio Internacional Hans Christian Andersen, que galardonó por primera vez a un escritor argentino. “Siempre fue muy participativa: le gustaba ver las ilustraciones, elegir durante la edición, pero siempre con mucho respeto. Y siempre su mirada estuvo puesta en los chicos”, recuerda su editora.

Ayer, la muerte de la autora de No somos irrompibles y El libro de los chicos enamorados conmovió a lectores de todas las edades. Y con la noticia volvió el recuerdo de los primeros placeres literarios.

Anuncios
Posted in: Uncategorized