“El pianista” Manuel Vázquez Montalbán y el policial en España

Posted on 17/05/2013

0


Un escritor, un poeta y el mejor policial negro de España

 

el pianista

La acción transcurre en tres momentos de la última historia de
España: los primeros ochenta en Barcelona, tras la victoria socialista en las
elecciones del año 1982; mediados los cuarenta también en Barcelona, en
plena represión franquista, aquel tiempo en que “media España ocupaba
España entera”, como escribía Gil de Biedma en un poema memorable;
París 1936, en los meses y días anunciadores de la guerra en nuestro país.
Esa acción se organiza en tres largos capítulos, cuya distribución y
estructura va de atrás hacia delante. El primer capítulo se inscribiría en eso
que vino a llamarse “desencanto”, ejemplificado ahora por un grupo de
cuarentones que se debate entre asumir su miseria oportunista en la cola de
las oportunidades que suponían los nuevos tiempos de socialismo
gobernante, vulgarmente conocidos como felipismo, o manejar
engañosamente una moral de resistencia que tiene que ver más con la
pulsión de muerte y los fantasmas que asedian la conciencia que con una
auténtica vocación de escarbar en la historia de cada cual y cargar con el
peso o la ligereza de su propia historia. El segundo nos lleva a vivir una
jornada sobre los tejados de Barcelona, en ese barrio cuello de botella donde
se estrangulan las ilusiones de los personajes sin que ellos se den cuenta de
nada. Son gente salida de la pobreza urbana, de la emigración buscona de
maneras nuevas de vivir lejos de los pueblos oscuros, de esa necesidad de
soñar que alguna gente tiene para seguir pensando que una vida mejor puede
estar esperando a la vuelta de la esquina. Son los perdedores de la guerra,
sin que algunos de ellos -a lo mejor para olvidar su horror inaguantable- se
hayan enterado demasiado. En el tercero y último estamos en París, poco
antes del inicio de esa guerra española que acabaría con el gobierno del
Frente Popular y con los postulados de la Segunda República. Es aquí donde
encontramos la clave del enigma ya planteado en el primer capítulo (¿Quién
es el pianista?) y donde tiene lugar el cruce de personajes que definirán
finalmente los elementos y aspiraciones de una novela que, volviendo al
principio, considero la mejor entre las de Manuel Vázquez Montalbán.

Anuncios
Posted in: Uncategorized