J.R Wilcock. Un iconoclasta en argentina

Posted on 07/11/2012

0


Para quien haya tenido la posibilidad de leer a Wilcock la pregunta es natural, ¿cómo este escritor esencialmente repulsivo, desagradable, explorador de regiones ajenas a casi todo no ha sido enterrado para siempre en el olvido? La única respuesta que podemos esbozar es, gracias a que ha sido leído y transmitido y recomendado. Y tal vez la estela de Calvino (para quien trabajó en Italia haciendo traducciones) o Pasolini (de quien fue protegido e incluso trabajo como actor en la película “El evangelio según San Mateo”), o sus trabajos en Sur (aunque José Bianco escritor esencial argentino es un olvidado y fue estrella en Sur). Tal vez esa gran generación de críticos que han surgido en la Argentina hayan justificado su existencia gracias a la recuperación de Juan Rodolfo Wilcock. Guillermo Piro es tal vez el gran responsable del mantenimiento con vida de la obra de J.R. Wilcock, traductor, comentador, investigador fascinado por la obra del argento-italiano. Si alguien desea conocer intensamente la vida del escritor les recomiendo Diario de Poesía 35 con un dossier insuperable sobre el autor de El caos. Yo dejo solo recuerdos aislados de un escritor único, al que el idioma español le resultó una ” cárcel” y decidió irse a Italia para escribir en italiano, la anécdota maravillosa que refleja este momento es el cruce en una esquina de Buenos Aires con el poeta Antonio Requeni al que le dice “-me voy a Italia a escribir en italiano, el castellano no da para más…” Es detestado por muchos de sus contemporáneos por su agudeza verbal y su inteligencia, teme complots y sabotajes, llega a llevarse su propia comida a un evento en la sociedad de escritores. Palabras de Pasolini en su libro “Descripciones de descripciones” -“es de hecho con el surrealismo que Wilcock tiñe su vena cómica con la que vuelve aceptable la patética maldad que lo hace identificar a TODO el mundo con el infierno”. A pesar de contar con muchas anécdotas e interpretaciones interesante del autor del “Estereoscopio de los solitarios” son sus escritos quienes llevan el misterio y allí hay algunos.

 

 

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized