Ediciones El Camarote acaba de editar “Barbarie y Civilización” de Marcelo Gobbo

Posted on 08/09/2012

1


Una primera versión deBarbarie y civilización ganó el segundo premio en el Primer Certamen Nacional de Cuentos San Martín 2008, organizado por la Municipalidad de General San Martin, provincia de Buenos Aires.  Aquella versión (de la cual desaparecieron los relatos Carlos cambia de país y El cruce, que fueron reubicados en otros libros, y aquellos que componían la serie Noches tristes, ahora emancipados en libro propio) no incluía los relatos Varsovia y La última noche afuera, que aparecen en este volumen. De esta manera, según expresa el mismo autor, esta edición de Barbarie y civilización constituiría “dos tercios de aquel premio más un par de agregados”. Los relatos Restos, Pescados, El agua que fluye y Quemado, incluidos en este volumen, han obtenido reconocimientos individuales en distintos certámenes.

 

Barbarie y civilización es un libro de una sólida madurez narrativa, con historias breves, meticulosamente presentadas por un narrador omnisciente que describe el escenario, las circunstancias y el pensamiento de los actores con la tensión necesaria para dejarnos sin aliento ante lo inesperado, como en el caso de Varsovia o La última noche afuera. En las historias hay ingredientes de variada calaña, tales como celos, manipulación, infidelidades, abusos, fugas, vicios, adicciones, incesto, asesinato, indiferencia, estafas, caprichos, codicia, violencia y otras pasiones, presentadas con naturalidad por un narrador cuya lente minuciosa solo se detiene en lo relevante.

Por mencionar algunos de los catorce cuentos, en Restos hay muerte, traición y un suceso inesperado; en Pescados hay una estafa y consentimientos tácitos; En ruta habla de un niño que especula y maneja una situación familiar; El Regreso es una historia de codicia, atropello e incomunicación; El agua que fluye trata del duelo de una mujer que perdió a su familia; Varsovia muestra un detalle del Holocausto; en Sofía hace su tesis se habla de satori e iluminación; Quemado presenta una situación de violencia doméstica; en Un modelo de intuición hay abandono; Divaneando habla sobre los lugares inusuales donde se ubica el amor; Videos, de fantasías sexuales en clave delirante. Los temas, los personajes, las situaciones son siempre diferentes y sin embargo, el libro es de una minuciosa integridad en cuanto al estilo sobrio, preciso, despojado de artilugios. Una cámara atenta y las palabras justas nos llevan por el interior de los personajes y las acciones que realizan.

El título del libro evoca el antagonismo instalado en nuestra sociedad como una marca de identidad: la justificación de la crueldad de una civilización que difumina lo oscuro del hombre de este tiempo con el fin de mantener las apariencias. Barbarie y civilización viene a reformular esa escisión instalada en épocas fundacionales de nuestro país, una dicotomía que, con el tiempo, fue adquiriendo matices acordes a cada época y que, en estos cuentos, es el punto de análisis y a la vez el equilibrio inestable que produce la incomodidad. Cuando Kavafis dice que los bárbaros esperados y temidos eran una suerte de solución, trae a la superficie el miedo de transformar el status quo de una sociedad en aparente equilibrio, que corre el riesgo de esperar lo que tal vez nunca llegue a concretarse: que se devele y cambie la parte no visible ni deseada de los hechos. Bajo esta clave de lectura, los personajes de Barbarie y civilización revelan su naturaleza y su debilidad, como Oscar en Restos, Carl Blutberg en Varsovia, o los primos de La última noche afuera. Al igual que en el poema de Constantino Kavafis, donde los bárbaros se esperan para ser condenados, encarnan la amenaza y se consideran indeseables, los personajes de Barbarie y civilización dejan al descubierto su instinto, el germen del enemigo que vive en cada uno de los miembros de nuestra sociedad y representa una amenaza oculta a la espera de ser activada.

 

Cristina Venturini

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized