Una nota con el poeta neuquino Tomás Watkins, que presenta su segundo libro de poesías: Mitologías

Posted on 29/05/2012

1


Cuando uno habla de Tomás habla por antonomasia de la amistad. Lo conocimos en la primera Feria del Libro de San Martín de los Andes cuando se presentaron con “Celebriedades” en el Chapelco ski. El tipo ya parecía joven. Cuando Tomás entraba en escena uno se olvidaba del decorado, del paisaje, y se metía en un mundo de loca magia, de una magia tan lejana a la de los enamorados de la costanera como a la de Harry Potter. Una magia que te hace ver que el mundo vale la pena, eso contagia Tomás Watkins. Cuando vi por primera vez al tipo que enjuvenecía leyendo y actuando, me dio en la impresión de estar viendo y escuchando a Oscar Wilde (el irlandés). Después de Celebriedades nos cruzamos nada más que en un par de eventos, hasta que lo vi y escuché en la presentación de “Informe Sobre aves…” del Rafa Urretabizkaya, estaba más joven aún y a punto de cometer otra locura, editar otro libro de poesías.

Acá va la nota

 

La Grieta: Tomás Watkins, presentate.

TW: Soy Tomás Watkins, un lector que escribe.

Antes de éste libro, publiqué un librito casero llamado “Grito” en 2002 y las dos versiones de “26”: primero en la colección que armamos con

Celebriedades (2004) y luego en la editorial El Suri Porfiado (2007).

 

La Grieta: ¿Cómo llegás a este libro y a este título tan sugerente. “Mitologías” de qué, de quién?

TW: Los poemas de Mitología son contemporáneos de los de 26. Yo pasaba de un registro a otro -del coloquial y voseado de 26 al más formal y

“españolizado” de Mitología- con toda normalidad. Es más, me divertía  ese cruce, que no es casual: la vida se nos marca por muchas razones,  desde lo que leemos hasta lo que nos pasa en la calle. Y eso se manifiesta de un modo u otro, luego, en la creación.

Bueno, eso fue allá por el 2003. En 2004, siete poemas de Mitología  obtienen el primer premio de poesía de la Universidad Nacional del Comahue, y ahí pensé que iba a publicar. Tanto, que le pedí a Alejandro  Finzi que me escribiera unas palabras a modo de prólogo, si se le ocurría.

Bueno, se le ocurrió, pero no llegué a la publicación. Pasó el tiempo. En el medio, en 2007, surgió la posibilidad de publicar 26: fue una hermosa experiencia. Así llegamos al año pasado: concursé en un subsidio municipal llamado Impulsarte y me dieron un dinero para publicar. Estoy contento con el libro, por cómo quedó el objeto y por el laburo que tienen los poemas.

Volviendo a tu pregunta, siempre me gustó la mitología, las leyendas y los relatos etiológicos. Desde pibe. Entonces me divertí mucho escribiendo una suerte de “homenajes”, de respuestas a lecturas. La invención también me llevó a elevar a la categoría de mito a escritores, personajes, momentos históricos y lugares que no pertenecen a la consideración general o típica de la mitología. Por ejemplo, hay un poema para mi amigo Raúl Mansilla, entre “Micenas” y “Noche de Walpurgis”.

 

 

La Grieta: ¿Cómo construís un mundo poético dentro de este mundo que pareciera que va para otro lado?

 

TW: No suelo ser muy optimista sobre este punto. Escribir, si no es al  servicio de causas que busquen aportar a la mejora de la especie, es mero pasatiempo, distracción, superficialidad, pero no como la definía Deleuze. Y rara vez se sabe para dónde va lo que se escribe, qué puede aportar, salvo que uno ponga su oficio en acciones claramente  direccionadas. Pienso en Miguel Ángel Bustos -a quien también retrato en el libro-, enorme poeta cuya obra literaria generalmente se vincula con la militancia de manera distante o escasa, pero que laburaba en prensa en los 70 y aportaba a la causa contra la mierda. Uno escribe, no queda otra, y a veces pensamos que lo hacemos por  egoísmo o por orgullo y porque es gratis arrojar palabras al mundo. Bueno, a lo mejor sirven.

 

 

La Grieta: ¿Cuándo lo vas a presentar en San Martín de los Andes? No digas cuando me inviten porque ya estás invitado.

 

TW: Vemos más adelante, siempre me gusta estar en tu ciudad!

Anuncios
Posted in: Uncategorized