Prologo de Horacio Arévalo para La Grieta 10 años

Posted on 24/05/2012

0


La grieta cumple diez años y me gustaría en primer lugar, dar el justo espacio a este acontecimiento. Entiendo que se debe evitar el poco interesante camino de la nostalgia, el deleznable rumbo donde aparentemente importa mas tener limpio el espejo retrovisor que el parabrisas. Y sabrán disculparme si quieren, si no es así, francamente me tiene sin cuidado, pero aquí seré autoreferencial para decir: “Se dio, llegué a la edad que tengo, no es un mérito, ni creo que mi trayectoria sirva de ejemplo, es más, afirmo que soy un mal ejemplo”.

Todas y cada una de estas palabras que me digo, se las digo y digo que le caben a esta revista. Siempre proclive a desviaciones ideológicas en las que todos podemos caer. Unos por no estar haciendo lo posible por obtener una formación más sólida, otros por no formar.

Señores, he descubierto que soy irreverente. Y quien esto descubre debe llevar adelante la ímproba tarea del desafío, del no conformismo, de la más alta demanda.

Compañeros de la grieta, en estos diez años les digo que no se ha hecho ni mucho ni muy bueno. Y que nadie se sienta ofendido porque esta es mi verdad. Ya dijo Bertoldt Bretch tanto mejor que yo “cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque”.

Desde hace un tiempo merodeaba en mi cabeza la idea de exigir, y si para algo puede servir este entretenido ágape, que sea para esto.

Pensemos en el instrumento idóneo para la razón suprema de cualquier esfuerzo; la revolución. Tal vez se pueda hacer un aporte desde esta revista, una página web, o la charla esquina por esquina con cada compañero y cada compañera; pero digo tal vez, lo que afirmo es que debe ser en el sentido de una construcción política que haga feliz a todos. Recordemos compañeros que en tanto sea con convicción, la política se codea con la utopía.

Si podemos hacer las cosas mejor (estoy convencido que así es) no podemos ser tan miserables de no hacerlo.

Hoy en la antesala de un tiempo otra vez nuevo, de una oportunidad fresca y atractiva; destaco la belleza de haber estado juntos y señalo que la belleza es un camino pródigo de frutos para andar junto a otros.

Compañeros y compañeras de la grieta; más trabajo, más belleza y a pelarse el culo si es que además de durar otros diez años tenemos el coraje de hacer una revista en serio.

A los lectores, gracias y un pedido. Exijan que la Grieta mejore año a año, o mándela a cagar.

Fraternalmente

Horacio Arévalo

Anuncios
Posted in: Uncategorized