“De cuando en vez” Fue la noche de Fiorella. Presentó su libro con tango, folklore, literatura y muchos jóvenes.

Posted on 12/05/2012

5


Todo fue muy informal, pero organizado. Fiorella Labbozzetta no sólo presentó su libro: “De cuando en vez” sin que fue animadora, presentadora de las actividades y escritora, que a pedido de sus compañeros y amigos, leyó un cuento excelente, “Papá no, él”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La cita fue a las 19hs, pero la gente fue llegando con pereza, se hizo esperar, pero alrededor de las 19:20, la biblioteca del CPEM 28, -con su director a la cabeza, quien hizo el apoyo logístico, musicalización y cerró con un pequeño pero emotivo discurso-, se fue colmando hasta quedar completa.

Unas firuleteadas de un tango canchengue y otro modernoso abrieron la noche, dando paso al folklore de cinco musicantes que con un charango, una guitarra y tres instrumentos de viento, levantaron los aplausos que no decayeron cuando Fiorella, en piano y voz, con la compañía de un violín juvenil, esgrimieron un tema difícil de interpretar, pero que, con el corazón y la calidad, alcanzó para que, hasta los oídos no acostumbrados a esta música, quedaran ensimismado con esa voz que cruzaba la biblioteca sin permiso, mostrando ese desparpajo de la joven escritora que le falta el respeto a las normas y  lo preestablecido. Recién ahí Fiorella se puso el ropaje de escritora y, en el centro de la Biblioteca, en una silla pelada, sin más escenografía que su voz, leyó, leyó y leyó, mostrando que se puede contar algo triste, como la desazón de un chico que deja de creer en Papá Noel, haciéndonos reír.

El final no fue a toda orquesta sin a voz pelada, ya que Fiorella invitó a su madre a cantar un tango: “Uno”, quien cerró la noche artística allá arriba.

Después vinieron las tortas, las bebidas, las firmas de libros. “Uno, busca lleno de esperanza…” Por eso hay mucho para agradecer, fundamentalmente a “Construyendo Risas” que aporta para poder editar estos libros, a los directivos del CEPM 28, como Eduardo Rebord, a los profesores como Nancy Flores, que trabajó y trabaja para que jóvenes como Fiorella logren acercarse a estos carriles de edición, al Rafa, a Julieta y tantos que permiten que cosas como estas sucedan.

 

 

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized