Desde este domingo y todos los domingo, La Grieta Cultural cuenta una versión sobre la historia del rock Argentino

Posted on 15/04/2012

1


Historia del Rock argentino

La única y verdadera forma de recopilar una historia del rock argentino con mucha información es sumando miles y miles de entrevistas a personas que hayan vivido intensamente el rock a partir de 1964. No sólo músicos o gente muy representativa, sino también los seguidores, los melómanos, los hombres y mujeres que llenaron recitales durante estos casi 50 años, desde “Los wild Cats” y “Los Hurricanes”  hasta cualquier banda barrial a lo largo del país que aún sostienen este movimiento cultural que se destaca por inmensas particularidades que lo definen y lo diferencian de otros movimientos culturales del mundo.

El rock argentino no sabemos si existe como tal ni si tiene una exacta fecha de nacimiento, pero si queremos remontarnos a lo más remoto de los sonidos que empezaron a marcar a una nueva generación de nuestra música popular, 1964 dio sus primeros indicios.

Movidas dispersas, pero con una mirada en esa nueva música que llegaba desde Inglaterra y EEUU como The Animals, The Hollies, los Rolling Stones, Los Beatles, pero también los clásicos norteamericanos como Chuck Berry, el hoy reconocido rock argentino daba, sin saberlo, sus primeros pasos.

Fue allá en Rosario, cuando Litto Nebbia (Félix Francisco “Litto” Nebbia Corvacho), con quince años de edad, fue convocado para reemplazar al Negro Rojas, cantante de “Los Wild Cats”, convocado al Servicio Militar.

Pero su voz demasiado aguda le impidió entrar a la banda y se incorporó a otra banda: “Los Sabres”  hasta que en un show vuelve a cruzarse con Ciro Fogliatta que al escucharlo en vivo le ofrece nuevamente cantar en “Los Wild Cats”.

En los shows cantaban en inglés los temas más conocidos de Elvis y Chuck Berry, pero también incursionaban en The Animals y algunos temas traducidos al castellano de Los Teen Tops.

Con el dinero del carnaval del ’64 y otras extras, Ciro Fogliatta se compra un órgano farfisa y la banda consigue upara el bajista un equipo Audinac.

Todo el  ’64 ensayan temas nuevos, casi todos de Litto Nebbia. El próximo paso es Buenos Aires.

Buenos Aires, cuando lejos te vi”

Buenos Aires parecía más tranquilo que Rosario, pero un polo aglutinador parecía ser Villa Gesell, donde algunos locos empezaban a convertirla en una mini Meca del rock insipiente.

Pero en 1964, el primer acercamiento a una cosa diferente que mediaba entre la música “complaciente” y le futuro movimiento fue Piero, quien se presentó en televisión (Sábados circulares de Mancera) cantando temas italianos como “Govanne, Giovanne”, lo que le permitió ascender las ventas de discos, pero fue bastante efímero.

Entre tanto, la película “Los jóvenes viejos” intentaba reflejar estos jóvenes que gastaban sus vidas en la nada.

1964 – a la distancia- va a ser un año trascendente para el rock mundial. The Beatles pisan los EEUU y empieza la locura. “Un gusto a miel” “Twist y gritos” “Hay un lugar” comienzan a sonar en algunos tocadiscos argentinos.

Otro no reconocido en toda su dimensión y que hizo punta en esos años fue Miguel Grinberg, mochilero, poeta y editor de la revista “Eco Contemporáneo” junto al tano Dal Macetto.

Anuncios
Posted in: Uncategorized