Una charla sobre “Cine” con Marcelo Gobbo

Posted on 26/02/2012

1


Una charla sobre “Cine” con Marcelo Gobbo

La grieta: ¿Marcelo, qué estás haciendo ahora?

Marcelo Gobbo: Estamos festejando las 500 funciones del Cineclub (siete años) con tres ciclos distintos y con una muestra de los afiches de los siete años, es una recorrida por los ciclos que fuimos presentando en la Sala Gunter Blass del Centro Cultural Cotesma.

Bueno, los tres ciclos son muy diferentes como para que haya para todos los gustos. Uno es un Bonus Track de cine francés, dos películas que tienen que ver con Cuba, una cubana y otra española que esta semana vamos a ver si gana algún Oscar y el ciclo de Douglas Sirk. Después arrancamos con un ciclo de cine sobre ruedas de los años ’70, dos son road movie clásicas (películas de caminos) y las otras dos que tiene que ver con los autos. Una es una película de culto de los años ’70 donde trabaja James Taylor, aunque no canta y la otra es bien urbana, es un conductor con escenas de acción.

Por otro lado estoy viendo si regreso a la radio con “Música y Palabras”  en Nacional, si se renueva el contrato.

LG: ¿Cómo hacés para elegir los ciclos, cuál es el motivo?  

MG: A veces tiene que ver con cómo los ves, el clima de la gente, últimamente he visto que viene gente de afuera a ver los ciclos. Y a veces hay gente de acá que te va pidiendo, entonces veo como voy armando un ciclo que incluya varias cosas que vayan pidiendo. Esto me pasó con “Orfeo Negro” que me costó conseguirla y hacía rato que me la pedían.

LG: ¿Cuáles son las películas que más te han gustado, que digas esta es o son las películas que me encantan?

MG: la mejor película, o al menos la que más me ha gustado o mi favorita el “Y todos rieron”, la comedia de Bogdhanovich.

LG: ¿Y la más mala?

MG: Lo peor que vi, a ver, hay películas malas que te divertís, el problema es cuando son pretenciosas, son tan malas que te aburren de tan malas, un clásico es “Cabeza de pescado”, imposible, no se puede creer.

LG: ¿Humo de marihuana?

MG: No, bueno, sí es terrible, pero es tan mala que te reís, no sabés si hicieron realismo o una sátira. Es como los melodramas de Armando Bo, es tan cómico y genial que no lo podés creer, es delirante.

Las malas son esas de los que se creen que hacen cine de arte, pretencioso, solemnes.

LG: ¿qué es lo que más te gustó del nuevo “nuevo”  cine argentino?

MG: Me gustan mucho las de Lucrecia Martel: La ciénaga, La niña Santa y La mujer sin cabeza. Me parece que hay todo una corriente de películas de producción de mercado que están andando bien: “Música en espera”, “Mi primera boda” o “Tiempo de valientes”, funcionan.

LG: ¿Te gusta Campanella?

MG: Me gusta. La primera me gusta mucho: “El mismo amor la misma lluvia”, después le encontró la vuelta. Campanella hace cine, sabe filmar, no hace cualquier cosa, sabe contar historias. A mí, incluso “El secreto de sus ojos” se le podría sacar los últimos 20 minutos, encuentro errores de construcción dramática de guión, pero está muy bien filmada, los actores están impecables, sabe dirigir, no es ningún caído del catre. Además él me cae simpático.

Pero para mí el gran director argentino es Bielinski, que lamentablemente se murió, para mí iba a ser el gran director argentino: “Nueve Reinas” y “El Aura” son peliculones muy diferentes, una es muy dinámica, vertiginosa la otra oscura, cerrada.

LG: ¿Qué cine está irrumpiendo en el mundo?

MG: El cine argentino. Si yo tengo que elegir la mejor película argentina, la más importante es “Historias extraordinariasrompe con todo, es una película desbordante de cuatro horas y media, rompe con el sistema de producción, hecha con nada. Mariano Llinás (director de Balneario) viene haciendo cosas diferentes, se está metiendo por las grietas y está haciendo una escuela.

Otra película es “De caravana” o “Vikingo” de José Campusano, es muy interesante, tiene una manera muy particular de entender por donde pasa el cine. Cuando se sienta a filmar la responsabilidad es mía, sabe que si una escena traba la película hay que sacarla. Además ni hablar en lo que es recursos, cero recursos.

Y otra cosa fantástica del cine argentino de hoy es que otra vez se están contando historias. Durante años el cine argentino contó eso que no sucede, narrar esa nada que estaba dando vueltas, que no está mal, pero ya está. Hay que revalorar el cine que cuenta historias que es lo que sucede con “Historias Extraordinarias”.

Y otra cosa es que en Latinoamérica se está empezando a hacer un cine de género interesante, por ejemplo está en Colombia un director: Carlos Moreno que tiene tres películas, en la primera (thriller) estás agarrado a la silla, la otra “Todos tus muertos” cómo te explico, empieza con un tipo con el machete, en el campo, todo muy bucólico, y de repente el tipo de da vuelta y hay una pila de cadáveres.

Están cambiando las cosas, en Europa es más difícil, está todo muy estandarizado, pero bueno, eso es otra nota.

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized